Locutor, actor de voz y doblaje con home studio. Músico, humorista, traductor, escritor, diseñador de juegos y director de radionovelas. Se hace pasar por un mono en Youtube.

lunes, 7 de febrero de 2011

El ombligo del Cheve: Patitos

Yo tenía la entrada del ombligo de hoy escrita a mano en un cuaderno y no lo encuentro.

Iba de patitos, porque por algún motivo extraño la palabra patito me provoca risa, y elucubraba sobre cuales pueden ser los motivos por los que a cada uno nos hacen gracia cosas distintas. Comentaba que de algún modo extraño, para mí la imagen de una niña pequeña señalando algo ominoso y diciéndole a su mamá "Mira mami un patito" es el summun del humor y me preguntaba qué sacaría Freud de algo así.

Es un poco lo mismo que pasa con mi canción Guau, que a mí me hace gracia, a otros los emociona y a otros les parece una ñoñez supina. Está muy estudiada en cuanto a buscar el ritmo musical de un perro contento (Terminé con una especie de pseudo reagge), que el perro no entienda especiamente lo que no corresponda (Dentro de la suspención de incredulidad que supone que está cantando, sabe como se llaman las cosas y tal), y de algún modo, el resultado me da risa, pero no es una risa de carcajada como cuando te cuentan un chiste que te sorprende, sino una risa como colocada. Un "jijiji" chiquitito de un bebé que da palmadas porque sus papis le ponen caras, y es lo mismo que me pasa con la palabra patito.

Todo el concepto de que me dé risa no tiene que ver con los patos en sí. Ni siquiera con los patitos de goma, pero cualquier historia relacionada con patitos de goma me provoca risa simplemente por el uso de la palabra patito (jijijijiji) y la imagen mental de la niña diciéndole a su mami "mira mami, un patito".

Pero el caso es que no encuentro el cuaderno, y tengo aquí a un fontanero picándome debajo de la bañera, así que, aunque en el fondo no decía nada más de lo que digo aquí, se queda así la cosa por hoy, que tengo que hacer algunos ajustes más en "Haciendo Amigos".

No hay comentarios: